Octubre, mes morado

 

En 1655, a las 14:45 horas, un fuerte terremoto sacudió Lima y Callao, derrumbando templos, mansiones y las viviendas más frágiles, generando miles de víctimas mortales. El temblor, también afectó la zona de Pachacamilla, pero el débil muro de adobe donde estaba la imagen de Cristo, que fue pintada por un angoleño en 1651. Bajo la inspiración divina, quedó intacto y sin ningún daño. Sin lugar a duda, este fue el primer milagro.

Es por ello, que en el mes de  octubre, se suelen oír miles de testimonios de personas que han experimentado milagros en su vida, en respuesta a las suplicas al señor de los milagros. Esta imagen que es venerada en varios países del mundo, y Perú no es la excepción, tiene millones de seguidores en cada lugar. Los fieles peregrinos peruanos llegan de todas partes del país y se concentran en un recorrido, que realiza esta imagen sagrada, durante cuatro días por las calles limeñas. Iniciando el primer domingo de octubre y los días 18, 19 y 28.

Esta procesión, es una tradición peruana, en ello, se puede ver un impresionante marco humano morado, que llenan calles completas, encabezadas por esta inmensa imagen del señor de los milagros, que mide en total 4,40 m de alto, 1,64 de lado, y pesaban en su inicio cerca de 1700 kg, de los cuales 450 kg son de plata pura, y con los accesorios pesa cerca de 1850 kg.  Esta enorme estructura es cargada por cuadrillas de hombres, vestidos con hábitos morados, que en su rostro muestran una fe absoluta, mientras avanzan lentamente.

Por otro lado, estas procesiones son aprovechadas por los comerciantes, que siempre salen a las calles con diversos accesorios relacionados a esta tradición, como estampas de Cristo, pequeñas imágenes de Jesús crucificado, collares, velas moradas etc. Y también se puede observar la venta de  postres oriundos del Perú, como, picarones, turrones y revolución caliente. Cada año se incrementa la asistencia de los creyentes a las procesiones y cada vez más son los testimonios de milagros de personas que ciegamente creen en la misericordia y bendición del señor de los milagros.

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.